How business angel groups work: Rejection criteria in investment evaluation

La revista académica International Small Business Journal ha publicado en su número de enero un artículo en el que un equipo de profesores italianos del Politecnico di Milano analiza cómo los B.A valoran nuevos proyectos de emprendeduría, basándose en el estudio de los criterios que conducen a rechazar propuestas de inversión, así como los canales de contacto a través de los cuales les llegan estas propuestas. 

Para la realización del informe, el equipo del Politecnico de Milano ha analizado los datos de 1942 proyectos de inversión participados por la red de B.A italiana IAG entre 2008 y 2014. El análisis pone en evidencia que los criterios y canales de contacto que llevan a rechazar los proyectos de inversión varían según la etapa del proceso de inversión (pre-selección, selección y auditoría financiera). En particular, hallaron que las propuestas de negocio presentadas a BA por firmas de Capital Riesgo tienen más puntos de pasar la fase de pre-filtraje , sugiriendo el importante rol de certificación de calidad que juega el VC. En la etapa de filtraje, en comparación con la primera etapa de pre-filtraje, las propuestas son rechazadas más a menudo por motivos relacionados con las características del emprendedor o del equipo de gestión, y de manera menos frecuente por motivos cómo la falta de innovación en la idea de negocio. Finalmente, las propuesta de negocio que presentan menores niveles de rentabilidad son las que tienen más probabilidad de ser rechazadas durante la última fase de auditoría financiera o diligencia debida.

Según los autores del estudio, las conclusiones de su trabajo tienen una serie de implicaciones tanto para los emprendedores en busca de inversión como para los BA evaluando propuestas de negocio. Des del punto de vista del emprendedor, pone en evidencia que el rechazo de propuestas de inversión normalmente implica proyectos que no encajan en el ámbito de acción de la red de BA. Esto implica que los solicitantes (emprendedores) deberían emplear más tiempo en entender los objetivos del grupo de B.A y su ámbito de trabajo.

Además, teniendo en cuenta que en la fase de preselección la red se encara de evaluar la calidad de las propuestas, los emprendedores que quieran superar esta primera fase de filtraje deberían hacer más esfuerzo por detallar, documentar y estructurar los proyectos sometidos. Esto implica incluir en la propuesta: descripciones detalladas de penetración de mercado, posibles estrategias de EXIT, nivel de innovación y escalabilidad de la propuesta, segmentación clara de clientes y destacar la calidad del emprendedor y su equipo. 

La importancia que el red de BA vincula al grado de innovación de la propuesta y a la calidad del emprendedor y su equipo son criterios de discriminación críticos para superar la segunda fase de selección y sugiere que los emprendedores deben demostrar su competencia a nivel de  organización y tecnología.

Para superar la última etapa de due diligence,  será clave presentar sólidos registros financieros y comerciales.

Por otro lado, el hecho de que los BA particulares se asocien en red permite una mayor  organización, a pesar de retar el punto de vista tradicional del BA particular.  La selección final de las propuestas de inversión son conducidas por criterios de rechazo adoptados en grupo y por el grupo. En una red de inversores, los BA particulares se pueden beneficiar de una mayor profesionalidad, mejor análisis y selección de propuestas con menor esfuerzo y les permite acceder a retos de inversión mayores, que solos no podrían permitirse

 

Para recibir el informe completo en PDF, escribir a comunicacion@aeban.es