Business Angels

Un Business Angel es un individuo que toma sus propias decisiones de inversión y que aporta su propio dinero, y en ocasiones su tiempo, a empresas no cotizadas promovidas por personas que le son ajenas. Aunque invierte en cualquier etapa del desarrollo, el Business Angel desempeña un papel fundamental en la creación de empresas innovadoras al apoyar a los emprendedores en las  fases iniciales del ciclo de vida de sus empresas (semilla y arranque). Empresas de tanto éxito como The Body Shop, Amazon, Skype, Starbucks o Google contaron en sus inicios con el apoyo de un Business Angel.

Conocidos en EE.UU como Angel Investors o simplemente Angels, en referencia a los empresarios que a principios del siglo XX apoyaban las producciones teatrales de Broadway, en España se han propuesto distintas traducciones como ángeles de los negocios, inversores privados, inversores informales, inversores ángel, inversores particulares, inversores de proximidad o inversores providenciales sin que de momento ninguna de ellas haya desplazado al término Business Angel, que es el utilizado más frecuentemente en Europa al referirse a este tipo de inversores.

 

Aunque el Business Angel responde a un perfil heterogéneo y por tanto difícil de tipificar, existen algunas características que son comunes a todos ellos y que sirven para diferenciarlos de otro tipo de inversores:

  • Invierten su propio dinero, a diferencia de las entidades de Capital Riesgo que invierten el dinero de terceros.
  • Toman sus propias decisiones de inversión.
  • Invierten en empresas con cuyos promotores no tienen una relación de parentesco o amistad.
  • Buscan ganar dinero, aunque ésta no sea su única motivación para invertir, ni siquiera la principal.

Los Business Angels ayudan a cubrir la falta de financiación  con que se encuentran los emprendedores en las etapas iniciales del ciclo de vida de sus empresas (equity gap). La inversión en estas etapas iniciales lleva asociados unos elevados niveles de riesgo y una falta de liquidez. Estos factores, unidos a la ausencia de garantías, hacen que la financición bancaria resulte inadecuada en estas fases. Al mismo tiempo el volumen de fondos demandados por las nuevas empresas, aunque superan las posiblidades de aportación de los emprendedores y de su grupo de familiares y amigos, son en  general demasiado pequeñas para captar el interés de las entidades de capital riesgo (venture capital) cuya dinámica de funcionamiento las obliga a invertir cada vez mayores cantidades de dinero en cada operación y en etapas más tardías de su ciclo de vida.

 

Otro aspecto importante de la contribución del business angel se produce cuando su aportación a la empresa incluye, además de dinero, su tiempo actuando como mentor del emprendedor. De esta forma el Business Angel  contribuye al desarollo de la empresa en la que invierte poniendo a disposición del equipo emprendedor su red de contactos y su experiencia.

En EE.UU los Business Angels son la principal fuente de financiación para las empresas en las fases iniciales de su ciclo de vida (semilla y arranque), desempeñando un papel fundamental en el desarrollo económico y en la generación de empleo del país. Se estima que durante el año 2007 los Business Angels llegaron a invertir 26,000 millones de $ en 57,120 empresas, la mayoría en fases iniciales, frente a las menos de 4.000 empresas respaldadas por las entidades de capital riesgo, la mayoría en fases tardías. En Europa, y a pesar del impulso de los últimos años, se estima que el tamaño del mercado de Business Angels es unas 10 veces inferior al de EE.UU.